Estados afectivos


El Encuentro de Artistas de este año es particularmente especial por varias razones. En primer lugar, marca la reanudación (si la situación sigue permitiéndolo) del evento es-telar de la Fundación después del parón del año pasado. Y volvemos con más fuerza que nunca, con una exposición que es quizás la más ambiciosa ofrecida hasta ahora, con trece artistas en total, además de los actos culturales programados para el curso del Encuentro. Por una parte, unimos artistas que comprometieron su participación en la edición fallida de 2020 con nuevas propuestas. Pero más fundamentalmente, esta renovación de energías es el producto del crecimiento de la propia Fundación como institución, con una red de apoyo cada vez más grande, unas garantías de futuro más sólidas y un compromiso con el arte contemporáneo más amplio y diversificado. Con el Encuentro estrenamos la participación de los nuevos miembros del Patronato en su elaboración. Quiero agradecer a Manuela Sevilla, Carlos Jiménez, Miguel Cereceda y Mireia Sentís por su compromiso con la Fundación y sus contribuciones, además de Noni Benegas, que sigue como Vicepresidenta del mismo, y al infatigable Jorge Jiménez, Director de Proyectos de la Fundación. Contamos también con una renovada colaboración con la Facultad de Bellas Artes de Cuenca, y una relación cada vez más estrecha con el Ayuntamiento de Quintanar.

Esta edición de los Encuentros es particularmente especial por coincidir con el décimo aniversario de la desaparición de Amelia Moreno, fundadora de la Fundación. Su espíritu y visión siempre han estado presentes en todas nuestras actividades, son palpables en el mismo aire de nuestros espacios. Pero hemos querido conmemorar este aniversario volviendo la mirada hacia ella de nuevo. Así, el Encuentro se cierra con un recuerdo de Amelia a través de la proyección del corto sobre su figura de la directora Claudia Gracia y Daniel Villaseñor, preparado originalmente para la retrospectiva de 2017 en el Museo de Santa Cruz de Toledo. Por todo ello, un retrato fotográfico de Amelia aparece en el cartel del Encuentro y en la portada de esta publicación. Sobre esta imagen Noni Benegas me comentaba por teléfono lo siguiente, que cito con su permiso:
La foto de Amelia me parece extraordinaria, esa figura erecta, esa afirmación. Y la ruptura con las imágenes que hemos utilizado en Encuentros pasados se hacía falta, porque hasta ahora nos habíamos acercado al espacio periférico de Amelia en nuestras publicaciones. Ahora estamos ante su propia pose y gesto en el mundo, su afirmación vertical. Es esa verticalidad que le caracterizaba y la hizo actuar y llegar a crear, incluso a pesar de su enfermedad en esos últimos años. Así es como se llama en el fútbol, "verticalidad", cuando atraviesas la cancha, que sería el campo de la vida que fue dado a Amelia, sorteando todos los obstáculos en el camino. Vas recto, hacia donde el "telos", la finalidad, te empuja.


Se ve en su obra, toda su iconografía es un surco, una ruta, un proceso. No hay comienzo ni fin. Me viene a la memoria justamente esa última obra suya en el jardín de El Dorado, con sus 80 metros de longitud corriendo por el centro del paseo, que era precisamente ese camino hacia el fin, o mejor dicho, hasta el confín de la nave.

Volviendo al Encuentro en sí, la cantidad de propuestas artísticas de este año ha ayudado a asegurar también su gran variedad, que ha sido, según mi punto de vista, una de las características destacadas de los Encuentros desde sus inicios, el resultado de la intención de Amelia de crear un verdadero encuentro en que cada artista tenga su propia voz en vez de buscar una unidad conceptual impuesta. Entre los invitados tenemos tres estudiantes recientemente titulados y un pintor con más de 80 años. Hay varios nombres reconocidos nacionalmente, y otros que nos interesan por muchas otras razones. Hemos invitado a artistas de la región, -Tomelloso, Cuenca, Albacete, o la mismísima Quintanar de la Orden-, y otros nacidos en Santander, Guipúzcoa, o incluso en Lima, Perú. Tenemos vídeos, instalaciones, pintura, escultura y obras que resisten clasificación. También como de costumbre, hay una gran participación de mujeres, varias con obras militante-mente feministas. De los trece participantes, seis son hombres, pero tres de ellos trabajan conjuntamente en la misma obra, los vídeos de la Sala de Proyecciones. Comentó una vez Amelia que, a la hora de organizar los primeros Encuentros, los artistas masculinos, en general, se presentaban a sí mismos, pero a las mujeres tenía que buscarlas ella, tal era el grado de su marginalización. Sobre lo que presentamos, y tomando en cuenta mis limitaciones personales de vista, cito algunos fragmentos de los textos presentados por varios de los artistas, un recurso que ofrezco como invitación a explorar la gran oferta creativa de esta edición, renovada y conmemorativa, de los Encuentros de Artistas de la Fundación:

- "La pintura de Arenillas es la marcha desde la expresión hasta el argumento, poniendo a salvo la pintura" (J. M. Moreno Galván).
- "Soy una fiel creedora y defensora de destruir, para volver a construir... Construir nuevos lenguajes, nuevas formas, nuevos significados y nuevas poéticas. Muchísimos más; uno por cada persona" (Natalia López de la Oliva Mena).
- "La irrupción de un mundo ajeno, de otro orden..." (Cristina Ramírez).
- Sobre el Tarot: "Cada arcano, siendo un espejo y no una verdad en sí mismo, se convierte en lo que ves en él" (Marina Vargas).
- "Los estados afectivos transforman la geografía que ocupamos... Mi voz es un pedazo de la arquitectura del eco de todas las voces que me rodean... Significaremos  juntas ese lugar a través de los vectores del deseo" (Ana Venceslá).


David Cohn
Presidente de la Fundación